Alergias Primaverales. Aromaterapia, tu mejor aliado.

Falta muy poco para que llegue la primavera, una estación amada por la gran mayoría ya que significa la vuelta del buen tiempo y a más horas de luz. Dicho en otras palabras, podremos disfrutar más del aire libre. Sin embargo, no todos están deseosos de su comienzo, en especial los alérgicos. Para ellos, la primavera se puede convertir en una verdadera pesadilla. Esto se debe a los molestos síntomas que causan las alergias en esta época del año: estornudos, picor de nariz y de ojos, congestión nasal, asma…

Además, para aliviar los síntomas se recetan antihistamínicos donde uno de sus efectos secundarios es el insomnio, lo que significa estar con mucho sueño durante todo el día. Por eso se recomienda tomarlos por la noche. Otra consecuencia negativa de tener alergia es que en primavera no podrás disfrutar de los días soleados en el campo, en plena naturaleza, sobre todo si los niveles de polen son altos.

Aromaterapia para prevenir y tratar la alergia

Las alergias primaverales se deben en su mayoría al polen. Se trata de unas partículas muy pequeñas que no se ven a simple vista. La alergia se produce como una respuesta inmunológica o defensiva frente a esas partículas que, por norma general, no provocan ningún tipo de reacción en la mayoría de las personas.

El número de alérgicos crece cada año. Uno de los factores que ha desencadenado este problema es la alta presencia en nuestro día a día de productos sintéticos, antibióticos, químicos y comida de baja calidad. Esto sumado al estrés diario hará que nuestro sistema inmune puede fácilmente provocar una sobrerreacción.

Una fantástica forma para prevenir y tratar los síntomas de la alergia de forma natural es la aromaterapia. Algunos aceites esenciales serán nuestros grandes aliados a la hora de prevenir y/o tratar la rinitis primaveral. Además, ayudan al sistema inmune a desprenderse del estrés y la fatiga acumulada.

Dentro de nuestros esenciales podemos recomendar los siguientes

– Aceite esencial de eucalipto: El aceite de eucalipto abre los pulmones y los senos nasales, mejorando la circulación y reduciendo los síntomas de las alergias. 
El eucalipto contiene citronelal, que tiene efectos analgésicos y antiinflamatorios; también funciona como un expectorante, ayudando a limpiar el cuerpo de toxinas y microorganismos dañinos que actúan como alérgenos.

– Aceite esencial de Verbena Limón: El aceite de Verbena limón contribuye al drenaje del sistema linfático y ayuda a superar las afecciones respiratorias. Estudios demuestran que el aceite esencial de limón inhibe el crecimiento de bacterias y desintoxica el cuerpo. Cuando se difunde en casa, el aceite esencial de limón puede matar las bacterias y eliminar los factores desencadenantes de la alergia en el aire.

– Aceite esencial de Camomilla: Se utiliza para tratar alergias, espasmos musculares, irritaciones de la piel, infecciones causadas por bacterias y hongos cuando se ingiere, insomnio y artritis y reumatismo.

Si quieres prevenir y ayudar a suavizar los síntomas de las alergias, podrás inhalar estos aceites esenciales en tu humidificador y veras como sientes un alivio para estos molestos síntomas. 

AROMATERAPIA

¿Qué es la aromaterapia?

Técnica derivada de la herbolaria que utiliza compuestos vegetales y los aceites esenciales extraídos de las plantas aromáticas para mejorar la salud y el estado de ánimo mediante la inhalación o la aplicación de los aceites sobre la piel.

Al no haberse demostrado científicamente el efecto curativo de esta técnica sobre diversas enfermedades para las que se ha extendido su uso, no se considera parte de la medicina convencional, y por ello entra a formar parte de las terapias complementarias o de la medicina alternativa.

¿Para qué se usa?

Cura de enfermedades

Aunque no existe evidencia científica de su funcionamiento, hay quien usa esta terapia como cura de múltiples enfermedades tales como la artritis, los dolores musculares y articulares, los reumatismos, la bronquitis, los calambres, los catarros y los resfriados, la celulitis, la resaca, la dermatitis, los eczemas, el estreñimiento o la mala circulación. Según los científicos, probablemente la relación de la aromaterapia con la curación de  estas enfermedades se reduzca a un mero “efecto placebo”.

Tratamiento de apoyo

Por ejemplo, en el caso del cáncer, la aromaterapia se indica en muchas ocasiones como tratamiento de apoyo para aliviar los síntomas del cáncer o los efectos secundarios causados por los agresivos tratamientos para tratar esta enfermedad.

Efectos psicológicos

Los aceites esenciales tienen supuestos efectos psicológicos relajantes, equilibradores, estimulantes, antidepresivos, afrodisíacos, anafrodisíacos y estimulantes de la mente.

Los aceites esenciales

También conocidos como aceites volátiles, son los componentes básicos de la aromaterapia que se elaboran a partir de las fragancias y esencias que se hallan en muchas plantas. Su elaboración se realiza a partir de células especiales de las plantas, normalmente debajo de la superficie de las hojas o la corteza, con el uso de la energía que obtienen del sol y los elementos del aire, la tierra y el agua. Si la planta se exprime, libera su esencia y fragancia única. Cuando estas esencias se extraen de forma natural, destilándose con vapor o agua, o en una prensa mecánica sin necesidad de procesos químicos, se obtienen los que se consideran verdaderos aceites esenciales.

Los aceites esenciales más utilizados para la aromaterapia son las de la manzanilla romana, el geranio, la lavanda, el árbol del té, el limón, el cedro y la bergamota. Estos aceites son muy concentrados y muy volátiles, se evaporan con rapidez al exponerlos al aire.

¿Cómo funciona la aromaterapia?

La aromaterapia se basa en el sentido del olfato. Los aromas entran por la nariz alcanzando la mucosa olfativa, lugar en el que se encuentran las células olfativas sensoriales, las células de sostén y las células basales. El moco acuoso es el que se encarga de transportar los aromas a los cilios, pequeños apéndices móviles de longitud regular que se hallan en las células y que transforman los olores en señales químicas. Las señales aromáticas son conducidas por unas células receptoras especiales hacia el sistema límbico y al hipotálamo. Al poco tiempo, gran parte de la señal olorosa alcanza la corteza cerebral y hace tomar conciencia del olor percibido.

Estas percepciones producen diferentes estímulos en el cerebro humano, pueden provocar estímulos relajantes o incluso despertar un recuerdo determinado, pues los olores se manejan en el sistema límbico, el lugar del cerebro dónde se procesan las emociones.

0
Abrir chat